sábado, 10 de junio de 2017

EL SOMBRERERO.



 

A los pies de un devoto franciscano
se postró un penitente.-Diga, hermano:
¿qué oficio tiene?-Padre, sombrerero.
-¿y qué estado?-Soltero.
-¿Y cuál es su pecado dominante?
-Visitar una moza. -¿Con frecuencia?
-Padre mío, bastante.
-¿Cada mes?-Mucho más.- ¿Cada semana?
-Aun todavía más-. ¡Ya! ¿Cotidiana?
-Hago dos mil propósitos sinceros,
pero Explíquese, hermano, claramente:
¿dos veces cada día? -Justamente.
-¿Pues cuándo diablos hace los sombreros?

1 comentario:

  1. Jajajajaja
    Muy buen fragmento ^^
    Me encantó leerlo
    un abrazo!

    ResponderEliminar